20 may. 2012

La paz surge del Interior

Antonio Ojeda | Saltillo, Coah.-  
17/05/2012 Periodico el Zocalo Saltillo

Con motivo de la visita de Lama Tsultrim Sangpo a Casa Tibet México sede Saltillo, Daniela Labra, instructora académica de Casa Tíbet México, ofreció una entrevista en donde se abordaron los temas de inseguridad, política y forma de vida del budismo.


El Dalai Lama, en su última visita a México, expresó que la tradición se ha ido perdiendo paulatinamente y mencionó que la violencia se ha enfocado de manera central en el quehacer cotidiano de los mexicanos.
Daniela Labra asegura que la violencia ha sido orientada a las minorías, pues la mayoría de los ciudadanos se dedica a ayudarse el uno con el otro, el cual es el principal objetivo de esta religión.
“Hay millones de personas que viven en el país que no estan involucrados con la violencia, en relación con el pequeño puñado que maltrata, asesina y hiere a la sociedad”, aclaró.
No existe una negación de la violencia, pero cuando el tema ha rebasado los límites de la tolerancia, existe un desequilibro que provoca desasosiego. Cuando la persona se enfoca en las dificultades, la mente se cierra y deja de ver una perspectiva más amplia.
De acuerdo con la instructora, el aspecto positivo es inmanente al ser humano, y mientras la perspectiva incremente podrá generar soluciones que lo ayuden a resolver sus preocupaciones.

SOCIEDAD Y RELIGIÓN

Un aspecto importante para el pensamiento budista es que todo lo que sucede no viene de la nada, todo lo que sucede proviene de las causas. La sociedad es una pieza fundamental del devenir histórico.
Cuando la sociedad aumenta, lo que suele experimentarse es una división que clasifica a ‘buenos’ y ‘malos’, el problema se presenta cuando se aísla a las personas de una determinada categoría.
“La verdad es que todas las personas somos personas y similares en muchos aspectos, y a la hora de clasificar a alguien como ‘malo’ lo deshumanizas, y entonces te sientes capaz de hacerle a esa persona cualquier cosa”, puntualizó.
La coordinadora académica manifiesta que todos han cooperado como sociedad histórica, en ese proceso que deriva la violencia. Todos tienen la capacidad de ser una buena persona o decidir no serlo.
“Eso está en nosotros, no todas las personas en la misma situación van a responder de la misma manera. Hay personas que, aun sujetas a mucha violencia, no responden de forma violenta, pero la realidad es que si el medio es violento, es más fácil que las personas se guíen a un aspecto negativo”.
La instructora advierte que la sociedad tiene que atacar las causas que originen la violencia, y pensar de qué manera se está promoviendo la crueldad, cómo se está fomentando la falta de oportunidades para jóvenes y niños.
“Si nos pasamos pensando que los políticos no hacen nada bien, todo está fuera de nosotros. Todos tenemos capacidad de hacer un cambio en nuestro campo de influencia, en tu familia, con tus amigos, entablar un diálogo, somos parte del mismo barco”.


POR EL BIEN COMÚN

El Dalai Lama asegura que en el fondo todas las tradiciones religiosas comparten valores, que no necesariamente son religiosos, sino humanos. El amor al prójimo, la compasión, y no dañar a tu semejante.
El papel de la religión, expresa Daniela Labra, es señalar todo aquello que por bien común se comparte, que no se resumen en una religión, sino que actúan a beneficio de toda la humanidad y ayudar a generar concordia.
La filosofía del budismo es amplia, pero puede resumirse en tres elementos: no llevar a cabo acciones dañinas, realizar acciones benéficas y domesticar nuestra propia mente, la cual es el centro de este pensamiento ideológico.
“Uno mismo tiene que entrenar a su mente, para que se dirija a hacer acciones positivas, para sí mismo y para otros, y que deje de hacer acciones que son nocivas. Cultivar un buen corazón”.

ALGO DEL BUDISMO
El budismo ofrece un punto de vista completamente humanista, donde propone mecanismos para lograr la felicidad. La infelicidad viene de las acciones negativas que se realizan, y la felicidad se consigue actuando de forma positiva.
El monje tibetano vive en monasterios, en donde son enviados desde muy pequeños, y dedican su tiempo a aprender, estudiar acerca del budismo y la filosofía, aprende a investigar, para llegar a una ciencia de la mente
“Ellos dedican muchos años de estudio a la filosofía, y después a la contemplación. Pasan mucho tiempo meditando, que básicamente quiere decir que estan familiarizando a su mente con los conceptos que aprendieron”, afirma.
» La filosofía puede resumirse en tres elementos: no llevar a cabo acciones dañinas, realizar acciones benéficas y domesticar nuestra propia mente, la cual es el centro de este pensamiento ideológico.
» El budismo no tiene intereses políticos, sólo busca encontrar la paz, no sólo en un determinado país, sino a nivel mundial. Cualquier movimiento por la paz, es importante para la obtención de un beneficio.
» El Dalai Lama es un jefe de Estado en exilio, muchos países lo veían como un líder de resistencia. Su único objetivo es lograr la autonomía del Tíbet, es por eso que sus acciones no son bien vistas en ciertos países por ser un líder de opinión.
» La receta para alcanzar la felicidad, de acuerdo con Daniela Labra, es simplemente domesticar tu propia mente y pensar más en tu prójimo.

No hay comentarios: