4 jun. 2013

tan fácil como respirar


Como quisiéramos que nuestros niños pudieran sentarse pacíficamente  a jugar con sus carritos, sus muñecas o simplemente que se quedaran  en el jardín observando las nubes, imaginando sus  formas. 
Sabemos de la felicidad que nosotros sentíamos cuando éramos niños y pasábamos una tarde apacible.


Sin necesidad de recurrir a los grandes tratados acerca de la felicidad, nosotros la hemos experimentado y sabemos que, generalmente, un momento pacifico  nos hace sentir así.

¿por qué?

 Bueno,  los grandes maestros, especialmente los de las tradiciones contemplativas, explican que la mente tiene cualidades innatas que producen felicidad, pero que debido a nuestros estilos de vida las hemos olvidado, ya no las practicamos. Esas cualidades se desarrollan al mantener estados de relajación y atención dirigida por periodos de tiempo.

Sería muy difícil explicar esto en unas cuantas líneas de este blog, ya que para comprender ese estado mental  es necesario experimentarlo una y otra vez.  Y precisamente de esto se trata el taller "El niño atento". De poner en práctica y aprender técnicas muy lindas que Susan Kaiser  ingeniosamente adaptó  como medios hábiles para llevar a los niños y a los adultos a este entendimiento y así practicándolos una y otra vez lograr la transformación mental necesaria para abordar  las situaciones complicadas que generalmente existen en la vida.


Susan Kaiser ha visitado en dos ocasiones México con el objetivo de impartir este seminario, en Guadalajara y en el DF, y fuimos afortunados en aprender estas técnicas con ella, las hemos puesto en práctica  durante tres años con  los grupos de atención plena en Casa Tíbet México sede Saltillo, con resultados muy favorables.  Esto nos anima a compartirlas con los educadores, maestros, psicólogos y sobre todo con los padres de familia. 

Necesitamos niños y niñas felices; capaces de desarrollar todos sus potenciales, para hacer de este lugar un mundo mejor.



No hay comentarios: