11 feb. 2015

EL AMOR ES ALGO VIVIENTE


Cuando nos fijamos en nuestro entendimiento habitual del amor, encontramos que a menudo generamos algunas expectativas bastante salvajes acerca de él. La gente habla de amor perdurable o inmutable. Ustedes tienen la frase "Hasta que la muerte nos separe". Tengo amigos que creen realmente en esto. Sin embargo, también observamos en nuestras relaciones que el amor evoluciona a medida que evolucionan las circunstancias. Debido a que los tiempos cambian, el amor también cambia.

Nos resistimos a reconocer esto en nuestras relaciones. Por el contrario, las personas  creen que sus relaciones de amor siempre serán fabulosas, y que estarán mejor que nunca. Muchas personas hablan conmigo acerca de sus experiencias, y me he dado cuenta que en un principio, parecen encontrar su nueva relación tremendamente excitante. Se llaman unos a otros todos los días y todas las conversaciones son totalmente fascinantes.  Con un alto grado de expectativas en que las cosas siempre permanecerán en ese mismo tono alto de intensidad. Pero, con el tiempo y especialmente después de que la gente hace un compromiso a largo plazo, tienden a perder el interés. El "amor eterno" pierde lustre. He oído decir que: ! El matrimonio es el cementerio de amor!


A pesar de todo esto, creo que el amor puede ser duradero. Por ejemplo, en mi caso, yo creo que el amor que tengo para todos ustedes no tiene que disminuir.
 El amor puede tener una cualidad duradera cuando hacemos una práctica espiritual consciente – pero no es una práctica espiritual en el sentido de decir unas oraciones o hacer un poco de meditación diaria -. El amor es una práctica enorme y expansiva, una práctica grande y noble.
Activamente consolidamos nuestro amor trabajando plenamente en nosotros mismos. De esta  manera nuestra práctica espiritual puede volverse una condición que ayude a amar hasta el final. La práctica espiritual consiste en transformarnos a nosotros mismos. Significa cambiar.
 No podemos esperar a encontrar el amor y mantenerlo en un estante – algo asi como: si te he dado mi amor, me has dado tu amor y ahora básicamente estamos perdidos.-  Contrario a esto, el amor es una cosa viviente. Como un árbol, que necesita crecer continuamente, produciendo ciclos frescos de hojas y flores y frutos. Si esto se detiene, el árbol se estanca y finalmente muere. Una vez que abrazamos el amor como una práctica totalmente activa, sólo entonces comenzamos a hablar de amor eterno.

By H.H. the 17th Gyalwa Karmapa

Ogyen Trinley Dorje
Extracto de su libro- The Heart is Noble




No hay comentarios: