1 abr. 2015

"Vida Eterna"

En este texto, el B, Alan Wallace nos da material para reflexionar en torno a la idea de la vida eterna planteada por la mayoría de las religiones del mundo. 


La pregunta esencial acerca de la muerte que se plantean todas las tradiciones religiosas es: ¿Quién es el que muere? 
Jesús  habló de tener que “morir” para obtener la vida eterna. De manera similar, Buda afirmó haber alcanzado el “estado sin muerte”, también llamado “estado de no nacimiento”.

¿Quién es el que es “inmortal”?

Las referencias  que se hacen a un “estado sin muerte” y una “vida eterna” en las tradiciones religiosas del mundo ponen en tela de juicio las ideas materialistas que se dan por sentadas en occidente. ¿Acaso somos inevitablemente víctimas de la muerte? Las tradiciones espirituales  señalan una realidad más profunda en la que la  vida después de la muerte es maleable.


¿Quién es el que muere?
En la medida que me identifique con este cuerpo, yo voy a morir, Si me identifico con mi inteligencia, con mi educación, con mis proyectos, logros, pensamientos y memorias, entonces yo voy a morir. Todos los sucesos mentales que dependen del sistema nervioso humano se detendrán cuando muera. La mente y su inteligencia, dependientes del cerebro, morirán cuando muera el cerebro.
Lo que no depende del cuerpo no puede morir. Lo que Buda llamo “sin muerte” es la Conciencia pura – espaciosa, viva, atenta, sin aferramiento ni identificación con el cuerpo, que observa las sensaciones surgir y pasar, observa los sucesos mentales y sentimientos, observa todos los fenómenos nacer y fundirse en el espacio como nubes que se disuelven en el cielo. 
Si no me identifico con mi cuerpo, memorias, deseos o sentimientos ¿quién es el que muere?
_________________________________________________
extracto del libro "Budismo con actitud, El entrenamiento mental tibetano en siete puntos" en el contexto de la meditacion en la muerte y la impermanencia . Pag 28. 2002 Casa Tibet Mexico, Ed Grijalbo